ELON MUSK ADQUIERE NETFLIX

Tras revolucionar el mundo de las redes sociales con la compra de Twitter, Elon Musk continúa ahora su guerra cultural particular dando el salto al sector de los contenidos audiovisuales. El fundador y máximo accionista de Tesla y Space X acaba de adquirir Netflix, gigante del streaming, por una cifra cercana a los 200.000 millones de dólares, según confirman varias fuentes especializadas en el mercado de valores.

Cansado de la dictadura de lo woke y lo políticamente correcto, el magnate sudafricano asegura que da este paso para pegar un golpe sobre la mesa y dar un giro completo a las tendencias que, a su manera de ver, están arruinando la industria audiovisual. En varias ocasiones manifestó que lo que más le chirría, en particular, son las selecciones de actores que no se corresponden con la realidad histórica, sólo por cumplir con las cuotas impuestas de inclusión y diversidad: "Habría que volver a los tiempos de antes, en los que podíamos ver a John Wayne como Genghis Khan, a Max von Sydow Jesucristo o a Gina Lollobrigida en la piel de la Rreina de Saba".

Todavía no han trascendido detalles sobre la posible reestructuración de la compañía, las personas que ocuparán los cargos directivos o la estrategia de contenidos, pero en la red social Mastodon, competencia directa de Twitter (rebautizada como X.com cuando Musk tomó el mando), se habrían filtrado los supuestos tres primeros proyectos. El más comentado está siendo uno titulado Aquel verano en Estambul, en el cual Jason Statham daría vida al sudafricano en los meses siguientes a la venta de PayPal, su primer gran pelotazo, y un viaje a la capital turca que le cambiaría la vida para siempre.

Los otros dos proyectos filtrados con Amber Heard: la otra cara de la verdad, docudrama con el que el magnate querrá cambiar la opinión pública sobre la actriz, con la que guarda una estrecha amistad, ante el veredicto del juicio que la enfrentaba a su exmarido, el también actor Johnny Depp; y una reedición de El coche fantástico en un Tesla, con Musk dando su propia voz a KITT, en la que haría debutar en la interpretación a Andrew Tate como el nuevo Michael Knight.

Sea como fuere, desde aquí deseamos que cualquier cambio en las compañías de creación y distribución de contenidos sea para bien y que, sobre todo, se respete la libertad creativa de los autores por encima de todo.

Fuente: The Objective

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RSS
Suscríbete por correo
Instagram