EMMYS 2023: LA CRÓNICA

UN REINADO QUE TERMINA Y OTRO QUE EMPIEZA

En la crónica de la gala de la pasada edición resaltaba lo poco que le había costado a HBO recuperar su hegemonía en unos premios televisivos que lleva prácticamente todo lo que llevamos de siglo XXI dominando con puño de hierro, sobre todo en los bloques de series de drama y formatos de corta duración (miniseries, series limitadas y telefilms). Un derrotero que ahora, año y medio después, se reafirma. Su último buque insignia, Succession, arrasa con su temporada final y se erige como la serie más laureada tras Juego de tronos. La familia Roy no sólo ha completado su triple corona particular en la categoría reina (a una de entrar en el selecto olimpo de las que consiguieron cuatro), sino que lo hace además arrollando, llevándose para casa todas las estatuillas a las que optaba salvo una, la de Mejor Actriz de Reparto (en la que repitió Jennifer Coolidge por su personaje de The White Lotus... aunque en un apartado distinto, cositas de los Emmy). Matthew Macfadyen repite y tanto Kieran Culkin como Sarah Snook se despiden por todo lo alto, con un premio bajo el brazo. La serie de Jesse Armstrong echa el cierre con un palmarés apabullante, especialmente en las categorías actorales. El trono de los Emmy busca ahora su particular sucesión y dudo seriamente que HBO tenga la más mínima voluntad de soltarlo.

Netflix, por su parte, ha barrido en los únicos apartados donde tenía cartas ganadoras: los de las series limitadas y de antología. No ha habido necesidad de Bronca porque la serie de Lee Sung Jin se ha llevado cinco de las siete estatuillas a las que aspiraba, incluyendo la categoría principal y las de su dueto protagonista: Ali Wong y un Steven Yeun que ha doblegado a un Evan Peters que parecía favoritísimo al principio de la temporada. Sólo se le han escapado las interpretaciones de reparto: estas recalaron en Niecy Nash, única (y merecida) agraciada de Monstruo: la historia de Jeffrey Dahmer, y Paul Walter Hauser por Encerrado con el diablo (Black bird). Quizás a HBO le dé un poco igual, porque se han llevado el premio gordo, pero me pregunto si los responsables de The White Lotus se están subiendo o no por las paredes por haberle regalado estas categorías a la competencia, innecesariamente, por "incomparecencia".

En cuanto a las comedias (en el sentido más amplio posible del término), The Bear, como era de esperar, se paseó y conquistó los seis galardones a los que optaba y, junto a los apartados de los Creative Arts (entregados el fin de semana anterior), suma un total de 10 estatuillas y se convierte en el formato más premiado de esta edición. A Jeremy Allen White, Ebon Moss-Bachrach y Ayo Edebiri los acompañó, como única nota discordante, Quinta Brunson, protagonista de Colegio Abbott. La serie de Christopher Storer (que sumó para sí mismo sendos premios a la Dirección y al Guión), una de las mayores sensaciones televisivas del último bienio, se convierte desde ya en la favorita absoluta para repetir corona en la próxima edición (la cual, si no hay nada raro, se celebrará en septiembre) con su aclamada segunda temporada.

Entre las no ya olvidadas, sino directamente denostadas, no puedo evitar acordarme de los muertos de los académicos por la última oportunidad perdida para Better call Saul, que se despide para siempre de los Emmy con un cero absoluto en su haber. No me da tanta pena por Vince Gilligan, que ya ganó todo lo que pudo ganar con Breaking bad (no era para menos), como sí por Bob Odenkirk y Rhea Sheehorn, a los que se ha negado injustamente un más que merecido reconocimiento.

Precisamente hablando del universo Breaking bad, uno de sus secundarios más icónicos, Mark Margolis, fue uno de los nombres incluidos en el tradicional y emotivo In Memoriam, un tributo a todos esas personas, visibles y no tan visibles, que hicieron realidad muchos de las series que nos han acompañado durante todos de estos años y que nos han dejado desde la última edición. Leyendas de la pequeña pantalla como Angela Lansbury, Matthew Perry o Kirstie Alley; fenómenos más contemporáneos como Treat Williams, Andre Braugher, Lance Reddick o Ron Cephas Jones; veteranos de ambas pantallas como Alan Arkin o Harry Belafonte; iconos generacionales como Irene Cara o un creador y productor fundamental del medio televisivo como Norman Lear.

Aunque el verdadero paseo militar, el que no ha dejado títere con cabeza, ha sido nuestro compañero Alex Merino. Aburrido de ganar siempre las quinielas de esta casa, la simple victoria le ha sabido a poco al donostiarra y se ha quedado a sólo dos aciertos del pleno: ha clavado 19 de 21 pronósticos posibles. Eso sí se merece un The Best. 

Lista de ganadores de las principales categorías

Lista completa de ganadores

Series y miniseries comentadas en la web: Barry, Better call Saul, Jury duty, Ted Lasso.

Un comentario en «EMMYS 2023: LA CRÓNICA»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RSS
Suscríbete por correo
Instagram