CINEUROPA 2023: ANATOMÍA DE UNA CAÍDA - Anatomie d’une chute (2023) de Justine Triet

EL BISTURÍ DE UNA FORENSE

Hacía mucho tiempo que no me topaba con un título tan ilustrativo sobre el contenido de una película. No hablo ya sólo de su trama argumental inmediata, que también, sino, sobre todo, de todas las capas de significado que engloba, que son unas cuantas.

Como si de una inspección forense se tratase, Anatomía de una caída disecciona los entresijos de una relación de pareja en profundo declive, de la incomunicación (con carácter general y como causa de lo anterior), del hastío existencial de la protagonista y de la complicada relación de ambos progenitores con su hijo. Pero también de un sistema judicial comprometido por el martillo de la opinión pública y el sensacionalismo y de unos medios de comunicación que quieren hacer de jueces sin estudiar ni aprobar las oposiciones correspondientes.

Todo eso encierra el cuarto largometraje de ficción de Justine Triet, que le valió a la última Palma de Oro de Cannes -galardón al que ya estuvo nominada en 2019 con El reflejo de Sybil- y la vitola de gran triunfadora de los recientes Premios de la Academia de Cine Europea, en los que esta película conquistó cinco estatuillas. Y será sin duda una sospechosa habitual en la temporada de premios que ahora comienza.

Y no es para menos. La cineasta francesa demuestra un gran oficio en el dominio del tiempo, ofreciéndonos dos horas y media de metraje, sin grandes sobresaltos, que en ningún momento se vuelven indigestas. Juega hábilmente con la expectativa latente -inducida, claro está, por los códigos y la tradición del género judicial-, de un posible giro radical de guión en el tercer acto que, para mayor gloria y beneficio de su coherencia interna, no llega nunca… ni falta que hace.

Asimismo, merece destacarse el contraste que produce, respecto del resto del metraje -dominado por los silencios y las latencias-, la tensa escena inicial, llena de ruido, alboroto y confusión de escena inicial. Más allá de construir el suceso que desencadena el drama, esta secuencia revela a la perfección esa idea de incomunicación sobre la que pivotan los demás conflictos presentes en la película, no tan sólo en lo argumental, sino también, y sobre todo, en lo simbólico y lo significativo. El distanciamiento que, en el curso del proceso judicial, se pretende imponer entre la protagonista (acusada) y su hijo (principal testigo) funciona precisamente como el colofón de todo ello.

Triet muestra también su maestría para la dirección de actores y lleva a un reparto variopinto, pero muy compensado, al mejor de los puertos, pese a la dificultad añadida de trabajar hasta en tres idiomas distintos a lo largo del film. Además de una inmensa Sandra Hüller, columna vertebral de la película, nos regala revelaciones como el joven Milo Machado Graner o Antoine Reinartz en la piel de un cínico fiscal -quizás deliberadamente sobreactuado-, alegoría de la sociedad acusadora y moralista, presa fácil del sensacionalismo.

Todos estos ingredientes hacen de Anatomía de una caída una de las mejores películas del año y consagran a Justine Triet como una cineasta de referencia en el panorama francés y europeo, a la que seguir muy de cerca a partir de ahora.

Ficha técnica

3 comentarios en «CINEUROPA 2023: ANATOMÍA DE UNA CAÍDA - Anatomie d’une chute (2023) de Justine Triet»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

RSS
Suscríbete por correo
Instagram